Guía de Praga: Qué visitar, historia y otra información turística

Guia de Praga

Praga es uno de los destinos turísticos más importantes de Europa: es una ciudad con una historia abrumadora, un aire bucólico muy especial aportado por el río Moldava y una arquitectura de las más refinadas del continente. Además, su gastronomía, museos y alrededores la convierten en un destino imprescindible.

Praga ofrece tantas posibilidades al viajero que es muy recomendable informarse antes de visitarla sobre las principales atracciones turísticas, así, gracias a esta guía, se podrá conocer de antemano qué visitar en Praga para no perderse ningún imprescindible y tener en cuenta la información práctica para que todo salga perfecto.

Visitar Praga: historia y principales atracciones

Situada a orillas del río Moldava, Praga es la ciudad más poblada de República Checa y capital del país. Desde 1992 su casco histórico es Patrimonio de la Humanidad, por su enorme belleza y carácter único.

Praga, o Praha en checo, fue una de las capitales más importantes de Europa antes de que llegara la Primera Guerra Mundial. Tanto con esta como con la segunda, la ciudad sufrió mucho. Los nazis ocuparon Praga desde el 1939 hasta el 1945, llevando a cabo una gran persecución del pueblo judío. Tras la Segunda Guerra Mundial, Praga entró a formar parte del régimen soviético hasta la caída del Muro de Berlín en 1989, gracias a la Revolución de Terciopelo.

Su etapa comunista se puede ver claramente en la ciudad, y también la aversión que sienten muchos de sus habitantes a la misma. Un buen lugar para conocer este periodo es el Museo del Comunismo.

¿Qué visitar en Praga?

Cualquier persona que explore Praga se irá encontrando con maravillosos edificios, callejuelas encantadoras y rincones fotografiables. Por eso, Praga es una ciudad para recorrer, eso sí, teniendo en cuenta que hay cosas que nadie se puede perder.

La Ciudad Vieja

El Reloj Astronómico

Uno de los iconos de Praga, probablemente sea el reloj medieval más famoso del mundo. Su principal interés viene por las figuras animadas que comienzan su desfile cada hora en punto desde las 9 a las 21:00 horas.

Plaza de la Ciudad Vieja

Es el centro de Praga. Una gran plaza con terrazas donde tomar algo y múltiples edificios interesantes como el Ayuntamiento de la Ciudad Vieja o la Iglesia de Nuestra Señora de Týn.

El Puente de Carlos

Un puente peatonal de 1357 en el que 30 estaturas observan al viajero en su recorrido. Es interesante recorrerlo tanto de día como de noche, ya que cambia el ambiente y las vistas sobre el Moldava.

Clementinum

Es un gran complejo que incluye la Biblioteca Nacional (impresionante biblioteca barroca), la Capilla de los Espejos (con un órgano donde tocó Mozart) y la Torre Astronómica.

El Castillo de Praga

Callejón del oro

Es una pequeña calle que se encuentra dentro del recinto del Castillo de Praga. En el número 22 vivió Kafka, la mayoría de las casas ahora son tiendas que ofrecen desde marionetas a armaduras hasta objetos en cristal de Bohemia.

Catedral de San Vito

Tiene unas preciosas vidrieras y fue el lugar de coronación de los reyes de bohemia, en ella albergan las joyas de la corona. Se puede subir a su torre para tener unas estupendas vistas sobre Praga.

Además, se puede visitar el Antiguo Palacio Real y las distintas torres: Torre Daliborka (que servía como prisión), Torre Negra (en la que encarcelaban a los deudores), Torre Blanca (cárcel de la nobleza) y Torre de la Pólvora (donde trabajaban los alquimistas).

El Barrio Judío (Josefov)

Cementerio Judío

Un antiguo cementerio de visita imprescindible situado a la entrada de la Sinagoga Klausen. Bucólico y caótico a la vez, tiene 12.000 lápidas, la primera fechada en 1439.

Las sinagogas

Las sinagogas del Barrio Judío de Praga son la Pinkas, la Española, la Maisel, la Klausen, la Alta y la Nueva-Vieja. Con la misma entrada se pueden visitar todas las sinagogas, excepto la Nueva-Vieja, para la que hay que conseguir una entrada única.

Además, es delito perderse un paseo por los barrios de Malá Strana y Staré Mesto. Subir al Monte Petrin también merece mucho la pena.

Tours y visitas guiadas

Sobre todo si no se dispone de mucho tiempo para visitar Praga, es muy interesante contratar una visita guiada por su centro histórico. Así, en una jornada se pueden descubrir los elementos más representativos dentro de su complejo contexto histórico. Además, al visitar la ciudad dentro de un tour organizado, se evitan colas, que en la mayoría de las épocas son bastante largas.

Si se dispone de más tiempo, hay tours estupendos a diferentes puntos de interés cercanos a Praga. Por ejemplo, Karlovy Vary es una ciudad balneario donde siempre ha veraneado la aristocracia europea o Český Krumlov, una preciosa ciudad medieval.

Información básica para visitar Praga

Tener presente esta información práctica será imprescindible para que todo funcione de maravilla durante el viaje a Praga.

¿Cuándo visitar Praga?

Praga se puede visitar durante todo el año, eso sí, para las personas que no estén acostumbradas al frío, mejor hacerlo en primavera o verano. En esta época los mercadillos son comunes en la ciudad. Uno estupendo es el de Havelská en Staré Mesto y abre todos los días. También esta época es genial para subir al Monte Petřín en su funicular a disfrutar de las estupendas vistas o hacer un picnic.

Navidad también es buena época para visitar Praga, si dejamos de lado el frío. La ciudad está preciosa, sus bares se vuelven más acogedores si cabe y a pesar de ser temporada alta, hay menos turismo que en verano. Si vas en Navidad puede que te encuentres la ciudad nevada y el río congelado.

Clima a lo largo del año en Praga

El clima en Praga cambia muchísimo de unas estaciones a otras. Los veranos pueden ser muy cálidos, pudiendo llegar las máximas a superar los 30 grados. También el verano es la época más lluviosa.

En primavera y otoño (hasta mediados de octubre) las temperaturas son bastante agradables, pueden descender por la noche y refrescar algo durante el día, pero bien abrigado no hay ningún problema.

El inverno ya es otro tema. Las temperaturas medias son de 0 grados, las horas de sol pocas y las noches muy gélidas. Por lo tanto, hay que llevar muy buen abrigo e ir concienciado de que se va a pasar frío.

Moneda que se utiliza en Praga

La moneda de Praga es la Corona Checa (CZK). 1 corona se divide en 100 hellers aunque sólo hay monedas de 50 hellers. También hay monedas de 1, 2, 5, 10, 20 y 50 coronas. Billetes encontramos de 100, 200, 500, 1000, 2000 y 5000 coronas.

El tipo de cambio ronda 1 euro 25 coronas checas o 1 dólar 22 coronas. Lo recomendable es cambiar dinero en las casas de cambio que hay por el centro. Tanto en los bancos como en el aeropuerto suelen cobrar comisión.

Hospedajes en Praga

El centro de Praga está lleno de hoteles y hostales a precios relativamente buenos. Los hoteles de más lujo suelen estar cerca de la plaza de Wenceslao y por el centro histórico se encuentran hostales y hoteles con encanto, algunos muy pequeños, pero que ofrecen todo lo necesario.

Más alejado del centro, se pueden encontrar hoteles y apartamentos más económicos, eso sí, para ir al centro hay que utilizar el metro u otra forma de transporte público.

Transporte urbano

En Praga hay metro, tranvía y autobús:

El metro tiene tres líneas y 57 estaciones.

El tranvía es genial para moverse por el centro de Praga. La red cuenta con 22 líneas diurnas (de 4:30 a 24:00 horas) y 9 nocturnas (de 24:00 a 4:30 horas).

Los autobuses conectan el centro con el extrarradio y las ciudades de alrededor ya que para moverse por el centro son más prácticos los tranvías y metro, ya que los autobuses no pasan por muchos lugares. De todas formas, la red es muy amplia y los horarios son los mismos que los de los tranvías.

Tipos de billete para el transporte público en Praga

¿Cómo llegar a Praga desde el aeropuerto?

Para ir al centro se puede tomar el autobús número 119 (línea 1 y 2) que para en la estación de metro de Nemocnice Motol que está en la línea verde. Tomando esa misma línea se puede ir a la Plaza de Wenceslao, a Malá Strana o a la Ciudad Vieja.

¿Cómo organizar un viaje a Praga?

La gastronomía y el ocio son partes importantes de Praga, por lo tanto, en toda guía es necesario hablar de estas.

¿Dónde comer en Praga?

En Praga los platos son consistentes y con mucha carne, muchas veces en forma de salchicha. Los platos típicos de Praga se pueden tomar en cualquier restaurante tradicional fuera de los enclaves totalmente turísticos como pueden ser las terrazas de la Plaza Vieja, en los que los precios son muy elevados.

Como consejo, si de verdad alguien quiere probar la gastronomía de Praga, no es mala idea ir a restaurantes donde estén comiendo checos, esto da una buena pista. Este tipo de restaurantes también se pueden encontrar por el centro.

Algo que se tiene que hacer en Praga sí o sí es beber cerveza. Es la bebida nacional y la pinta es realmente económica. Por lo tanto, no hay que dejar de probar alguna de sus Pilsen en alguna taberna tradicional.

Vida nocturna

En Praga, sobre todo los fines de semana, hay bastante ambiente. Los bares más famosos son los siguientes:

Si se desea salir entre semana, es más normal encontrar ambiente en los locales que están cerca del Puente de Carlos, ya que la mayoría de sus clientes son turistas. En la calle Dlouhá hay bastante ambiente y muchos bares para tomar una copa o cerveza tranquila.

Zona de compras

Un lugar estupendo para ir de compras, si te gustan las gangas y encontrar cosas únicas, es el Mercado de Pulgas de Praga (Bleší trhy). Se llega desde la parada de metro de Hloubětín, tomando un autobús gratuito hasta el mercado (está a 20 minutos caminando). Abre los sábados y los domingos de 6 a 14 horas.